Sobreviviendo al Primer Día de Prácticas (Incluye un Final Feliz)

LO QUE LAS AULAS

Por Romina Pilco “¡Por fin serás parte de la PEA!” fueron las palabras de mi madre al contarle que ya había conseguido por fin una práctica pre-profesional, claro está que sus palabras encerraban algo más que un índice económico  sino un trasfondo casi maquiavélico: “ni se te ocurra pedirme de nuevo para los pasajes”. Mas allá del deseo de mi madre, estaba muy emocionada de empezar mi vida laboral y poner en práctica aquello que la facultad me había enseñado y que por fin podría aplicar en la empresa donde me habían contratado; pero más allá de todo eso, podría costear cualquier antojo o vanidad que quisiera sin necesidad de ponerles “carita triste” a mis padres. La alarma me despertó a las siete de la mañana en punto, después de la ducha respectiva y el desayuno gigante y especial de mamá, me puse la ropa cuidadosamente elegida la noche anterior, quería simplemente causar la mejor impresión. Mientras viajaba en el

Read More...